facebook

Héctor Rojas Herazo

Héctor Rojas HerazoNació en Tolú un 12 de agosto de 1922, una noche a las doce en punto, cayendo un torrencial aguacero que impidió que la partera estuviera allí; por lo tanto, su madre lo dio a luz sola ayudada por la madre de ella, que más tarde sería “Celia” en todas sus novelas.

Vio la luz y casi lo ciega para siempre el líquido amniótico que le cayó en los ojos. Gracias a Dios el Doctor se dio cuenta de ello debido a su llanto y le puso una solución que le salvó la vista que fue perfecta hasta sus 75 años, ya después sí usó lentes. El recordaba con un terror retroactivo ese terrible suceso.

Cuando se levantaba casi siempre lo hacía cantando, dando gracias a la vida por el sol y un día más de energía. Era un ser angelical por lo regular, y a veces turbio y azufrado en muchas facetas.

Dejó un acento personalísimo en todo lo que construyó ya fuera pintura, literatura o periodismo. Donde más se identificaba era con la pintura.

A los 8 años una vez que su abuela le rompió unos dibujos, le dijo: “Mamá, no me rompas lo que Héctor Rojas Herazopinto porque me rompes el alma”. Y así fue para todo: sensible, trágico, pero un creador que ha dejado una huella imborrable en la historia de Colombia.

Estudió en Cartagena y Barranquilla (Colombia). En lo demás fue autodidacta, practicó el yoga durante 30 años, estuvo casado con Rosa Barboza Carazo, “la niña Rochi”, su compañera y colaboradora inseparable.

En su soñado Tolú recordaba, "Las casas tenían grandes patios de bahareque y de palma". Siempre dijo "Soy un hombre de patio porque el patio fue el escenario donde estrené mis sentidos, mi capacidad de asombro, entonces el lugar se fue mitificando...".

Vivió 10 años en España, gran conversador y aficionado al buen cine. "Porque el cine no es otra cosa que pintura en movimiento"

Dentro de sus libros publicados se encuentran Rostro en la Soledad (Poemas, 1951), Tránsito de Caín (Poemas, 1952), Desde la luz preguntan por nosotros (Poemas, 1961), Respirando el Verano (Novela, 1962), En noviembre llega el Arzobispo (Premio ESSO de novela, 1967), Señales y garabatos del habitante (Poemas y Ensayos, 1976), Celia se pudre (Novela, 1985) y Las úlceras de Adán (poemas, 1995).

Flautista - 1988Como pintor realizó más de sesenta exposiciones dentro y fuera del país (España, Alemania, Estados Unidos, Canadá). En 1977 recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de Cartagena y en 1998 la Universidad de Antioquia le otorgó la Orden al Mérito Universitario Francisco Antonio Zea Categoría Oro por haber “contribuido de manera decisiva al engrandecimiento del patrimonio cultural de nuestro país y de Latinoamérica, con sus valiosos aportes como novelista, poeta, pintor y periodista”. En ese mismo año recibió la Cruz de Boyacá y en 1999 el Premio Nacional de Poesía José Asunción Silva. La Universidad Santo Tomás de Aquino le otorgó la Medalla al Mérito de una Vida Ejemplar con motivo de su IV Centenario en 2000.

Muere en Bogotá el 11 de abril de 2002.


Premios

  • Doctor Honoris Causa de la Universidad de Cartagena - 1977
  • Medalla del Congreso de la República, Grado de Comendador - 1991
  • Medalla de ProArtes - 1995
  • Cruz de Boyacá - 1998
  • Placa otorgada por el Ministerio de Cultura por su aporte al mundo - 1998
  • Medalla Gran Orden del Ministerio de Cultura - 1998
  • Medalla Gran Orden Francisco José Zea, Homenaje a su totalidad expresiva,
    Universidad de Antioquia - 1998
  • Medalla de la Universidad Santo Tomás de Aquino al Mérito de una vida ejemplar - 2000

¿QUIÉN SOY?

Héctor Rojas Herazo

Soy un híbrido de furia, ignorancia, cobardía, esperanza, inconsecuencia, ternura y desesperación.Un hombre totalmente normal como puede verse. Pinto o escribo para ejercitar una incorregible y casi siempre fracasada necesidad de comunicarme con los otros.

¿POR QUÉ PINTO?

“Pinto porque es una larga tarea en la cual necesitamos emplear a fondo nuestra lucidez, nuestra eficacia testimonial y nuestra compasión. Sea buena o mala, toda obra es un intento de justificar, más allá de cualquier horror o cualquier equivocación, la inocencia del hombre”.

LA VIDA SOBRE TODO...

“Considero que toda vida humana es excelsa por lo misteriosa y cerrada en sí misma y que ningún ideal, ni ningún objetivo, pueden justificar un cadáver”.

LO QUE RESPETO...

“Dos cosas me producen un respeto escalofriante: una mujer encinta jugando ajedrez, y la agonía de un elefante envenenado”.

Barracuda - 1989

LAS COSAS QUE MÁS AMO

“Un pedazo de papel arrastrado por el viento en las graderías de un estadio vacío...”.

“El dinero bien ganado...”

“La serenidad de una cometa en una tarde de agosto, sobre el mar...”

“Una mujer madura, en silencio sentada en un mecedor bajo unos árboles de naranjo”

“Un convaleciente mirando el medio día en la plaza de un pueblo...”

“Un amigo aproximándose a mi casa, en mi búsqueda, a la hora del crepúsculo...”

“Mirar mi rostro en los ojos de una mujer desnuda que, desde hace mucho, sabe de qué color tengo los míos...”

Vendedora de Frutas - 1996

EL CUADRO MÁS BELLO...

“El cuadro viviente más puro que he contemplado: Un caballo Jineteado por un niño, al atardecer, saliendo de las olas. Sobre ambos ardía un lucero témpano”.

UN DESEO...

“MI MAYOR DESEO, MI MÁS INTENSO DESEO, ES NO MORIR NUNCA.”


Lea un fragmento de "El Nombre de la Infancia", escrito por Héctor Rojas Herazo, en donde evoca sus años de infancia en Tolú, o como él mismo lo llama, "Cedrón".


Tomado de rojasherazo.com

volver arriba

Bookmark and Share


Weather Forecast | Weather Maps

OralEstetic

Inicio | Ubicación | Paraíso Caribe | Mi Pueblo | Historia y Cultura | Hospedaje | Contáctenos || Política de Privacidad
Para una mejor visualización de nuestra página recomendamos una resolución de 1024x768 pixeles.

Contáctenos
Diseño Web: Eliud Sierra - Frank Cafiel ::: Talentos Toludeños!!!
Santiago de Tolú, Sucre, Colombia, Sur América.